Artículos que recogen todo tipo de noticias sobre aspectos relacionados con la actualidad del club

No tenía pensado escribir crónica pero el dolor de cuerpo que he tenido estos dos días y el buen trato que recibí por parte de los corredores lo merece. Esta vez el culpable fue Guille, que me intenta sumergir en el mundo de la montaña poco a poco. No sé si es que me lo vendió muy bien o es que yo me lío fácilmente, pero el caso es que tardó poco en convencerme. Se trataba de 16km con un desnivel de 360 m, la distancia me llamaba y del desnivel por suerte no me enteré hasta días antes, prefería pillarlo por sorpresa e intentar creer que sería como el cross trail de Malpartida. La verdad es que tenía ganas, pero viendo cómo se me disparaban tanto las pulsaciones últimamente y cómo sufrí en Malpartida la motivación se me fue perdiendo, pero los ánimos de muchos del club y en este caso especialmente los de Pepa hicieron que me atreviese.
Llegó el día, no podía estar más nerviosa, pero llevaba los objetivos claros: olvidarme del reloj y disfrutarla. Últimos ánimos y consejos de Guille y de sus compis del Alcer y a por ello! Salimos desde Béjar con un tramo bastante corrible, pero poco después comienzan a aparecer las bajadas donde yo no podía mirar otra cosa que no fueran las pisadas del anterior corredor. Así llegamos a una senda, donde nos posicionamos uno tras otro por el poco espacio que había, me notaba con ganas de adelantar, pero no sabía ni cómo, hasta que veo que uno empieza a adelantar y decido seguirle. Seguimos encaminados hacia la calzada con un paisaje verde precioso, y empiezo a notar muy buen ambiente entre los corredores, pues ánimos y risas no me faltaron, no olvido ese “¿socia, vas a hacer la corta? Pues aprieta que te veo muy bien”. No sé si llego a un avituallamiento o a un buffet, cojo un trozo de melón que me supo más rico que nunca y me avisan de que comienza el peor tramo. Y es que vaya tres km cuesta arriba… Me acuerdo del gracioso que me dijo que esta carrera era como un cross de Cabrerizos. No había otro remedio que hacerlos andando y corriendo como buenamente pudieras. Por fin se acabó lo peor y comenzamos otro tramo por la vía verde, donde podías volver a coger aire para seguir. Allí pasamos dos túneles, en el que el primero no tenía absolutamente nada de iluminación y te creaba una sensación rarísima. Me pasan una mujer y un hombre, y me quedo sorprendida al preguntarme si necesito algún gel o alguna cosa aun siendo mi “rival”. A parte me avisan de que la meta es otra buena subida que vaya guardando. Y así fue, una meta sufrida y deseada, pero con buenísimas sensaciones que al final es lo más importante.
Muy muy feliz de haber probado otro tipo de carreras, y muy sorprendida con el buen ambiente que se respira entre los corredores porque sin conocer a nadie me he sentido muy cuidada durante toda la carrera y me han hecho ver que iba bastante bien. Al final pienso que aquí como no hay público nos tenemos que animar los unos a los otros.
Guille se ha venido arriba y ya tenemos otro reto por la montaña, pero antes toca descansar y disfrutar del verano 😜
Repetiré sin dudarlo ⛰️🙌🏼
Silvia Vicente
💜💛💜 X CARRERA SOLIDARIA POR LA DONACIÓN DE ÓRGANOS “Donar órganos es regalar VIDA” 💚🧡💚
🗨️ Y piensas que ya toca un descanso, que deberías parar y dar una tregua a esos isquios… Pero claro, es q esta carrera significa también mucho, como cada carrera que repites, o te propones nueva… Al final, son excusas q te rondan y de nada sirve… Asique, me apunto a la corta (5k) , y con la suerte de que esta vez volvemos a contar con una “Joelette”, y es Gustavo quien nos deja guiarle por Salamanca, un chico brasileño, y además ” del Madrid”. Atamos arneses, aseguramos todo bien, y a darle caña ‼️ Silvia, Uge, Chuchi, Juancar y una servidora, nos ponemos en linea de meta y volamos como el gran equipo q somos, junto con Gustavo, por las calles de La Charra. Calle Zamora, Compañía, Rector Esperabé… Gustavo, aplaude y sonríe, y sin pensarlo, entono el ” Alé Real Madrid, alé alé…” que tanto canté ayer… Gustavo me sigue, y nos dejamos la voz en Salas Bajas… Cruzamos el Puente Romano… Y ahí está, la cuesta interminable de Tentenecio… Pero ya lo tenemos hecho… Esa catedral tan bonita, imponente… Atravesamos la rúa y conseguido, chicos‼️‼️
Cruzamos la linea de meta, con ganas, sonrisas y emoción. Qué gran trabajo en equipo, qué orgullosa de vosotros y qué agradecida por la oportunidad de colaborar y hacer que Gustavo disfrute de esto que nos apasiona a muchos, el deporte, en compañía, en la mejor compañía… Ver su carita de felicidad es increíble, pero ver la de su mamá, cuando llegamos a su lado, es indescriptible… Gracias, y mil gracias ❤️ Empezar así un mes nuevo, es todo un lujo, rodeada de gente positiva, que te suma, haciendo lo q más te gusta y compartiendo con quién más quieres. Muchísimas gracias Gustavo, Uge y Chuchi, a la Fundación Aviva, y al gran equipo de @at_macotera que hace posible cumplir sueños…
“Confiar y creer, siempre con una sonrisa” @at_macotera @fundacionavivasalamanca
MONICA CARABIAS
56 días entre Una y Otra… Empecé marzo con la media de Salamanca (día 3) y acabo abril, con la media de Madrid (día 28). Aún no asimilo esta locura. Mi gran reto, mi objetivo desde hacía meses era correr en la capital, estrenarme allí en esto de las medias, sus 21k y pico… Se me adelantó casi sin querer la de Salamanca, pero eso no le quitó nada de valor a ese reto que me propuse hace justo un año, “mi reto”. Y en enero empezamos con los entrenos, duros, divertidos, en compañía o en solitario, a la mañana, o a la tarde, pero con la misma ilusión siempre.
Y llega el ansiado finde, y me planto en Madrid. Con mi mochila del Club, llena de ilusiones de color morado… Ronco, Gabi y Jose me recogen para ir a por los dorsales… Menuda fiesta aquello!!! Encuentro mi nombre entre los 40.000 corredores que estamos en ese póster inmenso!! Una camiseta preciosa, el fuel bag, la bolsa del corredor, fotos, videos y a escribir el nombre de MACOTERA en ese mural gigante, porque hay que dejar huella siempre!!!
Cervezas con amigos, reencuentros, saludos y muchos nervios… Esa noche no es para dormir… Mil vueltas a la cama, mil dudas, y cero sueño. Mensajes de apoyo, de ánimo y alguna que otra sorpresa más. A las 8, 20 estamos los “4 mosqueteros” buscando nuestro cajón. Ronco se va al 3, y Gabi, Jose y yo, nos quedamos en el 7. Me dicen que los estoy poniendo nerviosos, pero qué queréis?? Esto es un sueño!! No dejo de saltar para calentar, y hasta algún que otro amago de baile sale… Llamadas de última hora y vamos a la salida!! Son las 9,34h cuando le doy al play al Garmin, y ahí si, que comience el baile!! No sé el recorrido, pero es lo mejor, dejarse sorprender… Les grito loca de emoción a Gabi y Jose ” esto está pasando, lo estamos haciendo, chicos!!!” Descubro que el Bernabeu está más bonito que la última vez que fui… Y que las torres de la Plaza de Castilla impresionan muchísimo de cerca… En el 5 me adelanto un poquito a mis compañeros, noto q necesito alargar la zancada, y cojo buen ritmo, me encuentro bien, voy disfrutando al mismo tiempo que miro atrás para tener controlados a mis morados. Gabi se engancha a mi en el túnel del kilómetro 12, y me dice que Jose tiene alguna molestia, pero que va bien, a su ritmo. Insisto en ir los 3 juntos, pero me hace ver que cada uno tiene que hacer su carrera y seguimos nosotros dos…. Calle Velazquez, el 16, no la olvidaré nunca… Tirón en el isquio izquierdo, me tengo que parar a estirar un poquito, y continuo, pero mi cabeza ha hecho click, ha pegado un cambio, algo no va bien, y puede más el NO que miles de SIES… Y ahí está Gabi, tirando de mi con una cuerda invisible, con unas fuerzas y una sonrisa que nunca se me olvidará, con sus palabras de cariño y ánimo… “No te pares, vamos, esto lo tienes trabajado, nadie dijo que fuera fácil, eres una campeona” !!! Y en un ansiado intento de parar, al gritarme “Mónica, no te pares”… escuchamos a los que venían detrás de nosotros repetir a gritos ” Mónica, no te pares”!!!!! Qué vergüenza, y qué subidon!! Pues vamos a por ello, esto va llegando a su fin. Entrar en Sol, y ver cómo los de la Maratón cogen otra dirección, es alucinante… Pero el sentimiento al pensar que les quedan otros 21…me deja un mal cuerpo… Y escucho voces conocidas… “dale Mónica, vamos Macotera” , y joder, no puedo no sonreír, sentirme orgullosa de lo que estoy haciendo. Y Gabi me da la mano, y pisamos el plástico azul del suelo que me anuncia que llegamos a meta… Dios mío, no me lo creo, millones de emociones, nos fundimos en un abrazo, y mi cabeza no puede no pensar en Jose, que estamos deseando verle cruzar la meta también!!! Me cuelgan la medalla, y me derrumbo, lloro sin consuelo, qué duro fue, pero que bonito!!! Los 3 nos abrazamos, y en las miradas se ve la emoción y el orgullo por uno mismo, pero también por el otro, qué grandes somos!! Gran trabajo de meses, y todo se vio recompensado, porque es cierto que me paré, sí, lo necesitaba, pero también es cierto que “lesionada” y con mi cabeza negativa, lo logré, y eso tiene aún más valor, todo el que yo y sólo yo le quiera dar, y es inmenso!!!!
Y pensar, que todo esto comenzó con una apuesta, y que está ganada más que de sobra… A por la siguiente!!!! “Confiar y creer siempre con una sonrisa”

Primera salida con el club. Todos los años nos quedábamos con las ganas, pero las obligaciones familiares no nos dejaban. Este año estábamos decididos a ir y cuando salió Aveiro, tuve una corazonada. Esta ciudad la conocemos muy bien….venimos todos los años un fin de semana en verano y por supuesto siempre salimos a correr por la mañana, con muy buenas sensaciones, será por correr a nivel del mar y que nunca hace demasiado calor. Así pues, doble ilusión en la salida del club, compartir un fantástico fin de semana con una compañía estupenda y hacer la carrera lo mejor que se pueda.
Llega el día de la carrera, amanece un día precioso, sol sin aire, desayuno en el hotel con los compañeros del club, les comento lo nerviosa que estoy, hacemos apuesta que bajo de 45 minutos, y allí vamos a línea de salida con mi amiga Silvia y Paco. Fue un caos la salida ya que había dos cajones y estábamos en el último, habíamos hablado ir con Juancar y Chuchi pero estaban más adelante en otro cajón. Pistoletazo de salida y tras casi un minuto y medio andando hasta el arco de salida, era tal tapón el que había, q el primer km Paco nos iba abriendo camino a Silvia y a mí. A partir del km1 yo me fui y cada uno hizo su carrera. Fueron 10 km adelantando personas constantemente, con muy buenas sensaciones, último km y medio el más rápido, acabando muy fuerte miro mi reloj y veo 10,2km 44,12,,
Sí, bien, quizás para acabar tan fuerte me vino bien ir frenada al principio ya que hago pocas carreras y no me sé dosificar.
Ahora quedaba esperar a compañeros y compartir sensaciones, y para mí el más importante, esperar a Jose que lleva 2 meses con ciática sin correr y le hacía mucha ilusión acabar la carrera y conseguir su medalla finisher. Cuando le veo llegar junto al amigo Gabi Ruano, los dos la han acabado y muy contentos, tanto como yo al verles. Ahora estoy más feliz si cabe, todos hemos acabado bien la carrera.
Un fin de semana genial, de risas, charlas, compartiendo experiencias con la compañía de esta gente del club que sois increíbles, con una organización insuperable y que repetiré hasta que el cuerpo aguante.
Mil gracias por todo.