Otro año más no podía faltar la cita con esta carrera. Esta vez no he podido engañar a nadie para correr conmigo, pero he tenido la compañía de Ana, que ha ejercido de animadora, mochilera y de reportera gráfica. Se que a los que os gustan los cross queréis barros, mal tiempo y ya si llueve más épico, pero yo ya voy “pa” mayor y he agradecido tener un día espectacular y que el terreno apenas tuviera barro, que ya el recorrido por sí solo, tiene su dureza. La carrera ya la tengo bastante controlada, con lo que salgo de menos a más y voy cogiendo a los que no se dan cuenta que tres vueltas de sube y bajas se hace duro. Al final contento, porque el tendón me ha dejado correr sin dolor.
Nos vemos en la próxima.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *