101 Km 24 Horas de La Legión 2019

Ronda, (Málaga), Sábado 11 y Domingo 12-05-2019

Clasificación

Toñi Hernández:  «Llevo haciendo deporte toda la vida. Hice ballet, gimnasia, patinaje artístico, baloncesto, atletismo, natación, buceo,  senderismo, aprendí a esquiar y hasta un poco de Snow. Me gusta todo lo que tenga que ver con el deporte y sentirse” vivo”.

He corrido casi todas las distancias: 5 Km, 10 Km medias maratones y hasta hace pocos años no me atreví a dar el salto a la distancia estrella La Maratón.
Para mi fui increíble cuando corrí la maratón me duró esa sensación de felicidad varias semanas. Pero claro el tiempo pasa y buscas nuevos retos nuevos objetivos. Llevábamos varios años dándole vueltas a hacer la Ultra maratón de los 101 de Ronda, sinceramente si tenía que hacer una esta es la que más me ponía. Varios del club estaban animados a hacerla Javi, Mako Juan, Ángel Santiago, Miguel  y yo pero es tan difícil conseguir dorsal… este año conseguimos entrar tres, ( próximo año Mako Juan espero que estés recuperado de tu lesión y Javi, e intentamos equipo, vale?)
Iríamos tres morados a participar a esta prueba tan complicada de poder participar como de poder acabar porque dura es un rato…al menos para mí.  Este año es difícil para mí compaginar mis estudios, con ser madre, ama de casa y entrenamientos y justo cuando empiezo a entrenar porque nos confirman que tenemos dorsal …zas! Caigo mala y paso una semana en el hospital. Ahí Miguel me dice que debo pensar en no hacerla y darme de baja para que ese dorsal quede libre pero yo soy un poco cabezona y dije: Yo la hago sí o sí. Una vez recuperada  y a escasos 2 meses de la Gran Prueba entrené tanto correr como andar y alternar varias modalidades. He ido muy justa o escasa en entrenamientos pero sabía que si tenía que caminar más que correr pues no había problema porque no había objetivo de tiempo sino solo acabarla.
Llegamos el viernes a Ronda recogida de dorsal y maletas al apartamento. Menudo ambientazo! Legionarios por todas partes corredores, familiares era como una fiesta. Es espectacular. Ronda preciosa lo poco que vivos, y la gastronomía dimos buena cuenta de ella…
En la feria me encontré con una amiga conocida por afición pero a ala que no conocía personalmente Malena. Me encantó conocerte. Vi también a un grupo de militares del cuartel General Arroquia: Anuska y Susana Ventanas, no sé como acabasteis ya que llevabais un buen objetivo y os vi muy bien entrenadas y finas.
En la cena del corredor pasta, ensalada, pan bebida y postre: nervios y muchísima gente, fuegos artificiales y a casa a descansar.
Nos fuimos muy tarde (no escarmentamos lo suyo es irse prontito y dormir bien pero naaa que siempre nos liamos oye).
Esa noche apenas duermo (como siempre) y es que me voy a enfrentar a 101 Km (en qué lío me he metido) sólo de pensarlo me agoto prefiero no darle muchas vueltas a esto pero la cabeza  va a su aire…
A mi familia les tenía un poco engañados, porque se supone que sólo iba a Ronda a pasar el fin de semana y animar y acompañar a Miguel y a Ángel que son los que la iban a correr aunque mi hermana Cristina estuvo a punto de pillarme en varias ocasiones como cuando me llamo a las 12 de la noche y yo salía de Setenil y me preguntaba: ¿Qué tal iba Miguel? ¿Cómo le había visto? y yo tuve que mentir (lo siento ) pero de haberte dicho que estaba corriendo no habrías dormido en toda la noche preocupada y siguiendo la aplicación que decía en  km iba en cada momento… y es que me quedaba lo peor de la carrera y hubieses sufrido mucho…
7.00 a .m suena el despertador arriba todos, tengo el estomago cerrado no tengo ganas ni de desayunar que nervios y que calor!!!
Salida del campo de futbol, allí bajo un sol asfixiante se escuchan las palabras previas a la salida, himno de la legión novio de la muerte y sus Vivas correspondientes (allí se me escapan las lágrimas pues es muy emocionante además dicen que recordemos a los que ya no están y especialmente me acuerdo de mi hermano, de mi sobrino Alonso, de mi tía Tere de Madrid recientemente fallecida), chupinazo y salimos, pasamos por toda Ronda, incluida vuelta al ruedo a su famosa Plaza de Toros.
Km. 21 ya tengo v
arias ampollas, unas tiritas y a seguir a pesar de que duelen. Allí curándome conozco a Ana Mari y a José Luis, Paco y Ángel. Pasamos por Arriate un pueblo con bastante animación y ambiente. Y llegamos  a la famosa cuesta del cochino, allí veo mucha gente sentada tumbada en las poquísimas sombras que se encuentran, tirones, mareos, mucha gente mal…Estoy deseando llegar a Setenil Ana Mari me dice que hay mucho ambiente y que allí podemos curarnos un poco las ampollas que ambas llevábamos…
En el Km 45 aproximadamente me encuentro a Mari Mar Castelló y se me viene a la cabeza la frase que tantas veces me dijo Miguel hace muchos años. Vayas donde vayas siempre te encontrarás a alguien de Macotera. Y le tuve que dar la razón. Hablamos 5 min nos hicimos una foto y seguimos para Setenil que ya estaba cerca..

Por fin llegamos. Setenil un bonito pueblo de la serranía gaditana que forma parte de la llamada “Ruta de los Pueblos Blancos” y es que estamos en la provincia de Cádiz y no de Málaga.
La Calle Cuevas del Sol es sin lugar a dudas la más conocida vía que ver en Setenil de las Bodegas y la imagen que todos tenemos en mente de este original pueblo.
Se trata de una calle estrecha normalmente abarrotada de turistas o gente del pueblo tomando algo en sus numerosos bares con terrazas.
La característica principal de esta calle, como su propio nombre indica, es que sus casas se encuentran escavadas en la montaña y reciben la luz del sol durante la mayor parte del día. Cuando pasamos por allí yo me emocioné de nuevo porque todos grandes y pequeños te animaban chocando la mano o gritando “eres mu valiente hija”,  o “ya no os falta na” “vaya arte tienes hija” “ya está casi hecho” con su típico acento andaluz. Llegada a la enfermería y allí nos curamos Ana Mari y yo las ampollas. Había tal lista de espera que te tenias que apuntar a una lista y perdimos nada más y nada menos que 2 horas y pico  tiempo en que nos dio tiempo a descansar ir al baño y comer o merendar según se mire… el caso es que llegamos a las 22.00  y salimos a las 0.00 de la noche. Bueno la cura de las ampollas fue picarlas y echar betadine y me puso varios apósitos pero iba fastidiada. El siguiente objetivo era llegar al menos al Cuartel.
Llegamos al Cuartel Km. 70 y allí Ana Mari decide retirarse y abandonarme. Yo lo entiendo ella ya ha hecho esta carrera más veces y la ha acabado y no tiene ninguna necesidad de sufrir. Allí me dice José Luis que si quiero irme con ellos tengo 5 min para prepararme así que o me cambio de zapatillas y calcetines o ceno ummm al final me cambio y picoteo algo porque  no quiero quedarme sola que me espera lo peor ( los 30 últimos km son los más duros y de noche…) Nos espera una larga noche pasando por Montejaque, Benaoján, el Cortijo de la Manía y el Puerto de Muela…debo decir que si no es por José Luis que continuamente me animaba y me iba dando consejos como por ejemplo esta cuesta es larga mide unos 3 km con calma y despacito y cosas así… y así pasamos la noche no estaba muy fría y se iba bien. Ya va amaneciendo y a lo lejos se divisa Ronda. José Luis me azuza un poco  para que corra porque si no corremos  no entraremos en tiempo y sería una pena… así que yo obedezco y corro cuanto me dejan mis pies porque mis piernas estaban bien.
Sobre el río Tajo y a falta de unos pocos km para subir a Ronda por la famosa “cuesta del cachondeo” (vaya nombre para esa cuesta ahora lo entiendo…jajaja) llamo a Miguel para decirle que ya estoy casi llegando y pronto nos veremos. Él me dice que ya lleva un par de horas allí animando a la gente que está entrando en meta que el ambiente es espectacular, que no ha visto nunca nada igual.
Llegamos a Ronda y mi compi me dice que hay que llegar corriendo a la Alameda ( allí está la meta) hay que cambiar de cara olvidarse de los duros momentos pasados y entrar en meta con buena cara. A escasos 500 metros aparecen Miguel y Ángel Santiago para animarme esos últimos metros yo toda emocionada de nuevo con lágrimas en los ojos y pensando no me lo puedo creer… La hemos acabado! Agradecer a Mari Ángeles q

ue me retrató en meta con videos y fotos. Entrega de la sudadera y medalla por parte de Legionarios, ducha, descanso, comida  en grupo con risas por la forma de nuestros andares… (Parecemos robocop)y para casa.
Es la primera vez que hago los 101 de Ronda y lo conseguí a pesar del calor, las ampollas y los km duros.

Sólo puedo tener palabras de agradecimiento a Miguel, Ángel, Mari Ángeles, y sus niñas, Mari Paz, Caste, José Luis y Ana Mari y a toda la maravillosa gente que me animó a lo largo de todos esos km y esas horas sufridas.
Dar la enhorabuena a los que ganaron, a los que llegaron a meta, a los que no pudieron llegar y se retiraron por problemas médicos u otras razones, a los que nos animaron, a los que nos cuidaron , a los que formaron parte de la logística ( civiles y militares), a los médicos, enfermeros, podólogos, fisios, al público, a los que nos ofrecieron sus casas, o una cerveza por el camino, a los jóvenes, mayores niños, a los que nos mojaron con mangueras desde sus casas, a los Legionarios por todo, palabras de ánimo siempre, aliento…
A mi familia porque no se ha tomado  mal el tenerles engañados, y a mi hija Mónica  porque se ha sentido orgullosa de su mamá.
¡Viva Ronda!
¡Viva la Legión!
¡Viva España!»

En el campo de futbol escuchando a legionarios.
En el Km 45 aproximadamente me encuentro a Mari Mar Castelló
Setenil.
Amigos que me eché.
Últimos 300 m. Con Miguel y el capitán legionario que me acompañó toda la carrera y me animó para correr los últimos 15 o 20 km que sino no entrabamos en tiempo.

Carrera nocturna de Modúbar

Burgos, (Burgos), Sábado 11-05-2019

Clasificación

Juan Antonio Bueno (Falogo) :  «Hace ya tiempo que me hablaron los amigos de Burgos de la nocturna de Modúbar, en esta ocasión fue Juan quien nos enzarzó. No fue muy difícil convencerme. Una ciudad donde viví unos años y a la que voy menos de lo que quisiera. Allí sigo teniendo familia. El sábado poco después del mediodía, camino hacia las tierras del Cid.
Después de recoger el dorsal en el Museo de la Evolución Humana, me encontré con Olalla y Juan, luego con mi hermano y Cristina. Paseo por Burgos, una cervecita y a cenar prontito que había que correr.
A las 10 quedamos por los alrededores de la salida, comenzamos a juntarnos los del Club y algunos que en su día lo fueron y hoy están en otros pero con los que conservamos una buena amistad.
Llega la carrera. Hacía mucho aire y frio, por estos lares lo llaman fresquito. Aquí, como en “la San Rocada”, también hay introducción musical antes de la salida. Nosotros bailamos la charrá, ellos cantan el himno a Burgos. Aún recordaba algunas estrofas de cuando en el espolón lo cantaba de niño. “Aprendamos todos juntos a querer a nuestra tierra”…
Salida, mucha gente, tiene que ser un espectáculo, desde fuera, ver a 3000 personas con los frontales encendidos formando una gruesa y larga fila. Somos muchos, es difícil adelantar. Voy acomodando mi ritmo con los que tengo alrededor. Salimos de la ciudad, cogemos la vía verde (antigua vía de tren minero) que nos llevará hasta Modúbar.
Transcurren los kilómetros, risas y conversaciones a mi alrededor, buen ambiente. Alguna vez digo algo a algún corredor. No hablo mucho, aunque parezca raro. Voy cómodo, el ritmo no es muy rápido para mí. Llegué a la altura de Pascual, iba con un amigo que había corrido la 10ª San Rocada, me describió como era el recorrido, subimos hasta el 8’5, subida ligera pero subida, llegamos a un túnel y tendencia a bajar hasta el 11’5, giro a la izquierda y comienza la cuesta con más pendiente hasta llegar a meta, sin darnos cuenta perdimos a Pascual.
Llegamos al túnel del tren que me habían descrito (700 m). Hasta el final del mismo el sonido grabado de una máquina de tren suena constantemente, me resulta gracioso y me evoca otros tiempos.
Quise reservar fuerzas para no quedarme en la cuesta. No era para tanto, una vez termina, giro a la derecha y meta. Lo primero que me dije nada más cruzar fue ¿ya se ha acabado? Se me hicieron cortos los 13 km. Tiempo 1:05:49. Ritmo de 5:05, por eso se me hizo tan llevadero y disfrute mucho más de la carrera. El último kilómetro estaba jalonado con antorchas, espectacular. Al cruzar la meta, saludo a mi hermano (estaba de fotógrafo). Comenzaron fuegos artificiales. Ya sé que no eran en mi honor, pero yo me lo tomé como tal ¿Por qué no?
En el pabellón, de todo para reponer fuerzas, caldo calentito, chocolate, café, leche, pastas, bollería de todo tipo, fruta, agua, bebidas, frutos secos… Vamos, de todo y lo que quisieras. Estuve acompañado de nuevo por Pascual, un amigo y Juan, había quedado 3º. Pascual se fue con su amigo en los autobuses que la organización ponía para regresar a Burgos. Nosotros nos quedamos a esperar la llegada de Olalla y Cristina que venían con los andarines.
Ya era tarde, al menos para mí, eran las 2 de la mañana, así que vuelta a casa y a descansar.
Aún no había terminado el fin de semana. Por la mañana quedé con Juan, paseo por el centro, cañita y a la sociedad gastronómica el Capricho, donde de nuevo nos esperaba nuestro anfitrión. Nos juntamos unos cuantos alrededor de la mesa para dar cuenta de unos muy buenos manjares. El tan importante 3er tiempo. Una comida muy agradable en muy buena compañía. Muchas gracias por todo Pascual.
El tiempo pasó muy deprisa. Después de las despedidas quedamos en volver el año que viene, eso sí, la comida en esta ocasión con productos de Macotera.
Carrera divertida y muy recomendable, acompañada de un gran fin de semana. Acordaros, mayo de 2020, carrera nocturna de Modúbar. Allí nos encontraremos.
Saludos y un gran palante para todos/as. Nos vemos en los caminos.»