XIV Media Maratón de Ciudad Rodrigo

Sancti – Spíritus, (Salamanca), Domingo 05-05-2019

Clasificación

Chuchi Fresno:  » Bonita mañana amanecía para disfrutar corriendo, se madruga un poco para ir a Ciudad Rodrigo, allí nos esperan los autobuses puntuales para llevarnos a Sancti Spíritus, desde donde se sale. Nos encontramos con muchos conocidos pero menos que otros años, el primer tramo pica para arriba y luego más llevadero, hasta el 16 subido  y ya se ve el bonito pueblo de Ciudad Rodrigo, entrando a la plaza por la muralla, precioso ese tramo, y ahora a disfrutar los ricos huevos con farinato, paella, tortilla, grifo de cerveza, etc etc .Este año como coincidía con el día de la madre flores para todo el que quisiera, agradecer a todos los que hacen que lo pasemos fenomenal.»

Edu Fiz:  » Después de 2 meses parado y 3 semanas de rehabilitación este era un buen día para volver. El único objetivo era terminar sin tener molestias y no solo fue así sino que solo hice 3 minutos más de mí mejor marca. Menos gente que otros años pero el ambiente bueno como siempre. Tito se nos quedó atrás nada más salir , parecía que iba de relaciones públicas… Jeje. Compartí casi todo el recorrido dentro del pueblo con Cristina pero un poco antes del segundo paso por la plaza tiro para adelante. Voy cogiendo ritmo y me encuentro a gusto. La primera subida la afronto sin problemas, al llegar al cruce de Bocacara tengo un poco de molestia en la parte baja del isquio, si no se pasa me retiro, pero sólo duró unos metros , desde ahí una larga bajada permite recuperar para seguir por unos km muy cómodos hasta la temida subida antes de entrar en Ciudad Rodrigo. Solo son 400 metros ( me dice mi cabeza) y así poco a poco hasta llegar arriba y seguir llaneando camino de la calle Santa Clara. Una vez ahí ya se ve todo más claro. La sombra alivia un poco el calor que hacía y cuando te quieres dar cuenta ya estás pasando por la Puerta de Amayuelas. El giro al entrar en la plaza siempre es emocionante. Ya se oye la voz de Chuchi Caridad animando a todos los que vamos llegando hasta allí. Objetivo cumplido. Parece que mis molestias han desaparecido y he podido volver a disfrutar de este vicio del correr. Gracias a Music Bar Madruga por las camisetas que nos hizo para la ocasión.»

III Carrera Misioneras de la Providencia

Salamanca, (Salamanca), Sábado 04-05-2019

Clasificación

Ricardo Adrados: 

EL FINAL DEL TUNEL

» Cinco meses de penuria por el talón de Aquiles. Me tocó sufrir la cara amarga del atletismo y no poder ayudar al equipo en los c España.
Tras deambular de traumatólogo en traumatólogo y tomar antiinflamatorios de todos los colores, el pie no me entraba en la zapatilla. Al final pedí ayuda a nuestro amigo Jorge nieto y gracias a los masajes de Isa he ido mejorando.
Así que fui a la carrera de las misioneras porque eran 4500 por el centro de Salamanca.
En la salida todos miraban la tira azul de mi pierna y pensaban que no estaría para mucho. Así que salí de tapado y  al dar una vuelta a la pista del puente romano ya todos atacaban.
Me dejaron al final del grupo de 10 pero la clave era no descolgarse en el puente romano y subir Tentenecio a tope, donde se decidiría la carrera.

Así fue y todos nos atacamos en la subida. Qué duro se hace ese tramo. Arriba ya íbamos de uno en uno y yo quinto.
Jopeta que me quedo sin pódium, pensé, y le eche valor para coger la espalda del que era veterano en el rectorado.
No sé cuántas fotos he estropeado a la multitud de turistas.
Ahora a callejear por los adoquines y eso se me da bien, en una curva entre por dentro del cuarto, le sorprendí y ataqué.
En la bajada por la Vaguada de la Palma me acerque a los primeros porque se vigilaban y los ánimos de los voluntarios diciendo mi nombre me dio fuerzas.
Así me puse tercero y a falta de 500 metros ya me di por satisfecho.
Las piernas quemaban pero estar de nuevo en la pomada anima.
La organización de 10, los voluntarios también. Solo un pero, a los primeros nos dieron una copa solo y los más de 80 premios fueron para el sorteo. Deberían de dar alguno a los ganadores.
Allí estuvo Pepa, su hermana, White y San Román.»