Artículos que recogen noticias breves, principalmente sobre aspectos relacionados con la actualidad del club

Ayer corrí la Media de Salamanca después de unos años sin correr está distancia. Para mí, todo un reto. Tocó ponerse la morada y con los buenos entrenamientos de Chamorro y la ayuda del incombustible Chuchi y Vicente que tiraron de mí sobre todo en la cuesta de la Berenguela, pude llegar a meta. Era mi objetivo y lo conseguí. A cierta edad ya no puedes pedir mucho más. Intentaré rodearme de las “malas compañías” que como dice Sabina, son las mejores y volver a intentarlo un año más.
Lo que iba a ser una tirada larga, se convirtió en mi primera media. Sergio me dejó su dorsal, y así, metiéndome de lleno en el ambiente, me motivaría para acabar el entreno que tocaba, llegar a los 17k!!
Café con los compañeros, hablar y reir, compartir nervios y ganas, pero esta vez sin presión alguna, esta no era mi media, por lo q me hacía relajarme un poco. Nos juntamos todos para la foto, saludos y ánimos por todos los sitios, abrazos y “vamos anímate, que tú la acabas”. Pero yo tenía claro que no me tocaba aún. Me saldría en el puente romano, después del 16, donde estaría Remi y me daría la vuelta, el entreno habría terminado.
Elijo una lista en el spotify con mis canciones favoritas, unas más actuales que otras, pero es que yo soy muy ochentera, y en los entrenos duros, tiro mucho de mi música de “EL Central”. Empezamos con ganas, mirando a toda esa gente que va a luchar por acabar esta media que dicen es tan bonita pero dura. Buen ritmo, sin prisa pero sin pausa, y casi me veo entrando en la plaza más bonita del mundo!! Todo son voces, aplausos y es que es imposible no emocionarse. Metida en el centro de la media, rodeada de gente ilusionada, tanto como yo, van pasando los kilómetros, y yo me encuentro fenomenal. En el 8 o 9 me cruzó con Juan, casi me quedo sin voz de lo que grité!! Y la sonrisa de Roberto al mirarme, qué grandes son!! Recuerdo tomarme mi gel… Nunca he probado nada de esto, pero debido a mi próximo reto, me aconsejan que vaya haciéndolo para probarme y demás… Os digo, que a partir de ahí, todo tomó un sentido diferente. Será sugestión o no, pero la cuesta del Zurguén, que tanto temía, no dolió como me contaron, es más, me daba tiempo a animar a todos los morados que bajaban ya. “Mónica de Macotera”, maja te conoce todo el mundo!!!! Dos chicos que van a mi lado me sorprenden con esto… Y a partir de ahí, enganchamos los ritmos y no nos despegamos. Puente Romano, ahí suena mi pueblo, ahí suena mi Macotera!!! Los dulzaineros amenizando, y oigo a Falogo, “vamos que solo te queda 1 y medio”. Es cuando me doy cuenta de que voy muy cómoda, demasiado, de que estoy disfrutando como nunca, y empiezo a dudar si parar mi Garmin a los 17. Remi en el 16, me abraza y me dice que la acabe, y claro, Jose y Miguel, mis nuevos compañeros desde el 8, no me dejan irme, tú entras con nosotros en meta!! Me veo casi en la cuesta que Manu llama La Asesina, la de la Berenguela, madre mía, estás loca Mónica, pero cómo vas tan bien!! Y empiezo, sin mirar mucho arriba, me encuentro genial, y mi primo Mundo, que no se de donde sale, se ofrece a subirla conmigo. Ya estamos arriba y mi reloj marca el 20!!! Qué locura!!
Últimos metros, nos damos las manos, y entramos juntos en esa alfombra roja, el speaker nos dice algo de Macotera, como no!! Y sonrio… Si!!!! lo he conseguido!!! No me lo puedo creer… Me cuelgan la medalla, esa medalla impensable, inimaginable, y me doy cuenta de lo que acabo de hacer… Rompo a llorar, veo a Tomás, que viene a darme la enhorabuena, pero no puedo ni hablarle, me lo perdonará seguro. El abrazo que recibo de Chamorro… Solo me pasan imágenes por la cabeza, de entrenos, de mis padres, amig@s y no puedo dejar de llorar, mientras me entero de que nuestro Juan de Macotera ha ganado la media!!! Impresionante lo tuyo!!!! Muy orgullosa, muy feliz, y aún en la nube… GRACIAS por los consejos, los ánimos de primera hora, y los de última, y gracias a estos dos nuevos compis de sufrimiento, Miguel y el Señor Fuentes, sin vuestro empujón el 17 habría sido mi mejor entreno. Nos vemos en Madrid, por supuesto que si!!
Siempre recordaré esta frase, que me dijo un amigo muy especial ” lo único malo de todo esto, es que parece fácil lo que hiciste”.
Por mi parte también tocó correr , también una media maratón y también bajo condiciones climáticas muy duras ( lluvia , viento y temperaturas muy bajas) La diferencia es que he corrido solo desde el primer metro. No tuve tiempo de calentar mucho y tenía bastante frío,por lo que me dije , voy a salir muy rápido 500 m hasta que el cuerpo entre en calor y luego me pongo al ritmo previsto ( mas menos el ritmo de el paso de la primera media en Sevilla) La verdad que no pude cumplir mejor el guión. Victoria en 1h10’35” que pqrq haber corrido solo , el frio – lluvia, y las cuestas de esta media , me dejan muy satisfecho 😊 Tenía miedo de no haber recuperado la maratón ( ya que estás dos semanas apenas he corrido y las sensación no eran muy buenas) pero parece que el cuerpo ha terminado por hacerlo 😊
Besós y abrazos para todos/as.😘
Octava Media Maratón de Salamanca. No está nada mal para alguien que aún siendo un enamorado de todo deporte, siempre fue más de velocidad que resistencia.
Estoy convencido de que son múltiples los factores que me animan año tras año a participar en la prueba, si bien creo que hay uno fundamental y es salir de la rutina. La rutina deja adormilados nuestros sentidos, nos sumerge en un letargo del cual conviene despertar.
Más abajo incluyo mi crónica personal de la media maratón. Antes, se me ha ocurrido un experimento, una idea que se me antoja un tanto atractiva. Aún a riesgo de ser un tanto extenso, vayan mis disculpas por adelantado, hacía tiempo que no escribía crónica.
Hoy he compartido con mi padre el trayecto en coche a Salamanca. Un recorrido corto, que nos ha permitido hablar de todo un poco. Sin saber muy bien cómo, hemos llegado a algo que está tan de moda como la inteligencia artificial generativa (GenAI). Entonces, ¿por qué no hacer un experimento. ¿Por qué no preguntar a la GenAI que haga una crónica?
“Hola, esta mañana he corrido la media maratón de Salamanca, ¿cómo sería la crónica de carrera de un corredor popular con ánimo de pasarlo bien y disfrutar de la carrera?, en 50 palabras”.
Su respuesta, inmediata. Diría que ha tardado menos de dos segundos.
“Amanecer frío en Salamanca, pero el calor de la carrera lo invade todo. Miles de corredores con un mismo objetivo: disfrutar de la ciudad y de la distancia. La salida, un mar de colores y emociones. El recorrido, un viaje por la historia y belleza de Salamanca. El público, animando en cada esquina. La meta, una explosión de alegría y satisfacción.
Mi objetivo: disfrutar y llegar a meta. Lo he conseguido, con esfuerzo y con la sonrisa en la boca. He vivido la carrera, he sentido la ciudad, he compartido la experiencia con otros corredores.
He corrido por las calles empedradas, he pasado por la Plaza Mayor, he visto la Catedral, he disfrutado del ambiente. He reído, he sufrido, he llorado de emoción. He cruzado la meta con los brazos en alto y el corazón lleno de satisfacción.
¡Media Maratón de Salamanca, una experiencia inolvidable!”.
Rápido y preciso. Rápido, como el mundo de hoy, que gira de forma vertiginosa sumido en la inmediatez, olvidando en ocasiones aquello que requiere cierta madurez y esfuerzo, y que nos deja momentos en los que más de uno recuerda la frase de Quino, “Paren el mundo, que me quiero bajar”. Y preciso, tan nítido y minucioso que parece increíble responder así en pocos segundos, si bien convendría obviar que las 50 palabras en realidad se extendieron hasta las 145.
Más allá del debate que un cambio disruptivo de este tipo pueda suscitar, parece evidente que la GenAI ha llegado para quedarse y evolucionar muy veloz en los próximos años, sino meses. Es patente que se trata de una revolución que trae bajo el brazo innumerables ventajas, sin embargo carece de algo tan importante y humano como el corazón. El alma.
Y ahora sin GenAI. Ahora sí, la elaboración de mi crónica llevaría un poco más de tiempo. Pero incluiría detalles innumerables que GenAI ignora. Hablaría de una carrera con muy buenas sensaciones en compañía de Toño, José Miguel y Marta. Hablaría de una ciudad espléndida como Salamanca, del reflejo de la luz en la piedra de Villamayor, oro viejo. Hablaría del reloj, pero no el de la Plaza Mayor, sino del Garmin que no cogió la señal GPS hasta coronar la cima del Zurguén (debe ser que ahí estábamos más cerca del satélite 🙂 ).
Volviendo el inicio de la crónica, decía que la rutina deja adormilados nuestros sentidos, nos sumerge en un letargo del cual conviene despertar.
Mantener despierto el tacto, acariciar la superficie de hielo que cubre el coche tras el granizo y nieve de la tarde anterior, previo a iniciar el trayecto a la capital charra.
Mantener despierto el oído, y escuchar la campana que una mujer mayor agita con energía al paso de la carrera. Ha bajado a la calle en una fría mañana de marzo, desafiando la temperatura, para infundir ánimos a unos desconocidos que visten de corto.
Mantener despierto el olfato, y saborear el olor de una panadería que ha estado elaborando sus productos desde mucho antes de despuntar el alba.
Mantener despierta la vista, e identificar un escaparte de una tienda de música, donde se vislumbran varias guitarras que avivan por enésima vez la idea de aprender a tocar un instrumento y dibujar melodías.
Mantener por último despierto el gusto, disfrutar del avituallamiento, incluso de una simple botella de agua, una vez entrado en meta.
Y no me extiendo más, siempre se ha dicho que es mejor lo breve. Al menos a mí, me ha parecido interesante la comparación de una crónica elaborada con GenAI frente a una crónica más personal y humana.
Por cierto, a la GenIA no se le habría ocurrido añadir esta foto con mi padre como parte de mi crónica. Gracias por la compañía.
Más de 8 años después… ⏮️
…volvimos a correr una Media Maratón. Prácticamente un debut en la distancia, y que mejor manera de hacerlo, que en Salamanca rodeado de la mejor gente. ❤️
No llegamos al 100%, individualmente quedé lejos del décimo puesto objetivo, pero el esfuerzo sirvió para llevar al @at_macotera junto con el resto de compañeros al primer cajón del podio, y eso, no tiene precio. 🙌
Después de descolgarme en el segundo kilómetro por molestias musculares del grupo de cabeza y sobreponerme a 👻 que me invitaban a retirarme, tocó remar contra viento y marea para no perder el ritmo, corriendo solo hasta meta. Que la experiencia sirva como punto de partida para seguir creciendo. 🤞
Está vez no pasarán 8 años hasta la próxima media, pero de momento vuelvo a mis distancias; más intensas, más agónicas y más rápidas. Próxima parada 🚌 10K de Aveiro, pero de momento toca seguir entrenand. 💪
No hay foto que represente mejor a nuestro equipo, todo el mundo aporta su granito de arena para seguir disfrutando de estos éxitos en el atletismo popular de la provincia, desde @guepardo_marra hasta los amigos y familiares que se desgañitan animándonos en casa carrera. 🔊
Sin duda la carrera que más me gusta y más disfruto.
No me preguntéis por qué, pero esta carrera me tiene ganado. Para mí lo tiene todo. El encanto de una ciudad magestuosa como Salamanca, la buena compañía, tanto de compañer@s, como de familia y amigos, el trazado duro, pero que te permite correr con relativa tranquilidad y sin escesivos agobios y que narices, ese punto de motivación por enfrentarte a una distancia ya respetable, aunque me imagino que una maratón será la leche. Después de una preparación bastante aceptable, sobre todo por el camino Mancera, verdad Ramón? llegamos a la salida con ganas de reencontrarnos l@s morad@s y a la familia. Hoy el plan de carrera era salir con mis primos Marta, José Miguel y Miguel Angel. La idea terminar en 1:50h, aunque durante la carrera ya veríamos que hacer cada uno. La primera parte íbamos marcando muy bien los tiempos y me sentía genial. Hasta cerca del Zurguen preferí no irme por si acaso hiciera mucho aire y así poder usar mi cuerpo serrano de parapeto para mis compis. Cuando nos acercabamos a la cuesta tiré “pa lante” a ver como me veía. Por el puente romano Pili me grita que tire, que tengo al globo cerca, que jodia, era un globo de publicidad😂, pero es verdad que un poco más lejos estaba el de 1:45h. Apretando, apretando y con las fuerzas ya muy justitas consigo entrar en meta justo con el globo y aunque, lo de los tiempos me dan un poco igual me siento orgulloso por haberlo hecho. La alegría me da Pepa: Antonio, que ha ganado Juanito!!!, joe que gozada, lo que es capaz de hacer este tío por no tomarse un caldito 🤣🤣. Ya en la entrega de trofeos anuncian que el club de atletismo Macotera Jamón Prim es el primer clasificado, siento adjudicarme de un cachito de premio, pero es una sensación especial subir al pódium con mis compañer@s. El remate final una comida súper agradable.
Compañer@s, Nos vemos en la siguiente.
Dicen que a la tercera va la vencida y encima si tienes compañía (mi hermana) pues todo va rodado.
Está es la primera carrera juntas desde que este año empezamos a salir a correr.
Agradecemos el apoyo de toda la gente durante el recorrido porque que fue una mañana de domingo dura por el aire en contra que hubo hasta el río margañan.
Después yo pensaba que era imposible subir la cuesta sin pararme pero no paraba de pasar por mi mente las palabras del profesor de CrossFit @fittruck es que estuvo en las últimas clases preparando la cuesta y me dijo que si podíamos. Comenzamos a subir y blanca se animó yendo unos metros adelante de mi pero lo mejor fue cuando en el último tramo lo subió al revés para irme mirando y dándome ánimos.
Luego ya quedaba lo más llano y apretamos un poco el ritmo. Justo llegando al final se acercaron dos del club uno de ellos juan el que fue campeón de España por equipos de maratón, un honor @guepardo_marra
Por último ya solo quedaba entrar a la plaza y blanca andaba nerviosa por la vergüenza, pero pronto se la pasó cuando a 100 metros de la llegada salió corriendo su hija y acabamos entrando juntas en meta. El mejor final posible.
www.instagram.com/p/C35nuvzMehG/?igsh=MWExeXVybmhhZ3ltMg==
Hoy mi crónica, digamos que es a la inversa. Esta vez no era cuestión de intentar mejorar el tiempo. Era probar si mis piernas y mi cabeza aguantaban. Desde el 25 de agosto no corría (excepto en cinta) mi idea era trotar a ver las sensaciones, desde el primer momento vinieron conmigo Pepa y Tomás, muchas gracias. Agujetas múltiples, pero empezaré a preparar los 10km de Aveiro, oficialmente voy ser internacional😂. A medida en que vaya mejorando, mi cabeza está ya cabilando en mis proyectos de vías verdes modo duatlón, por España y quizás por Irlanda y la vecina Francia. En fin, muchos sueños por cumplir antes de la gran dormida.
Pues no, no hay excusas, ni aunque haga un día de perros con un airón que te frena, ni aún llevando 2 días a Frenadol, miel y remedios varios para poder respirar… Primeros saludos a los compañeros que nos vamos encontrando en el ayuntamiento, todos de alguna manera u otra, quejándonos del mal tiempo, de los catarros,… pero sabiendo que de nada serviría pues a las 12 sí o sí nos veríamos en la línea de salida.
Las ganas estaban, correr de nuevo en mi pueblo, Macotera, era lo que más me motivaba, y junto con los ultimos ánimos y los “el correr te lo cura todo”, no tuve ninguna duda. Me pego a Carilis, qué santa paciencia tiene, pero sé que me va a saber llevar como siempre hace, debo aprovecharme. Play al Garmin y a por ello!! El paso por la plaza de tu pueblo es algo inexplicable, voces de ánimos, y no dejar de sonreír. Los primeros 3 kilómetros se hacen duros, mucho aire en contra, y aunque intento resguardarme detrás de Miguel, se nota mucho el esfuerzo. Piedad, Dani, Jose, Miguel y yo, un pequeño grupo, pero se nota que el ritmo es bueno, vamos agusto hasta la famosa cuesta ” del pinar”, que cada uno se las apañe como pueda. Me acuerdo de los entrenos cuando tocan cuestas, las de veces que las tenemos q repetir… Ahora sé que sirven para algo, al menos para no pensar ni un minuto en pararme. Me vienen también a la mente algunas palabras de Chamorro, y eso ya me da la fuerza necesaria para no desistir y darme cuenta que “El pinar” se había acabado ya. Me costó mucho la recuperación porq forcé de más, pero en cuanto noté q el aire ya me daba de espalda, me animé a subir un poco el ritmo y cuando quise ver ya estábamos entrando de nuevo en la Plaza. Lo tenía hecho, un gran trabajo y esfuerzo, y mejor tiempo que el año pasado, y no dudo que los duros entrenos que estoy llevando a cabo, están dando su fruto…
Yo no sé lo que siente la gente cuando sube por primera vez a un podio, pero solo puedo decir que a mi me temblaban las piernas. Una mezcla entre vergüenza, orgullo, nervios por ser la primera vez, una forma de premiar tu trabajo, del superarte día a día, de saber que gran parte de esa medalla es también de Chamorro por entrenarme, y por confiar en mi. Escuchar tu nombre, subir al número 1, y ver toda esa gente q te aplaude, gente de tu pueblo… Ufff, me emociono solo de volver a recordarlo. Mi primera medalla, mi primer podio, y en mi pueblo, con mi gente, eso sí que tiene un valor incalculable!!! Compartirlo con Belén que la conozco desde pequeñita y la quiero muchísimo, y también con Piedad, que tantas carreras llevamos disfrutando juntas últimamente!!!
Algo que jamás olvidaré y me llenará de orgullo, y que siempre recordaré cuando la mire, junto con la cara de mi hija cuando se la enseñé, – “mamá, pesa mucho, es de oro de verdad”????
Gracias a este club tan grande at. Macotera Jamón Prim, que ya es familia, que hace todo esto posible con su gran trabajo y buen hacer.
La rosquilla más rica que me he comido hasta ahora!!!
Correr en mi pueblo siempre es muy especial.
Me devuelve a esos años donde solo corríamos por sus calles detrás de un balón o para buscar un sitio donde esconderse y así no tener que ligartela. Es volver a ese Camino Peñaranda que subíamos a toda velocidad pues nos perseguía alguien con un cinturón y era mejor no ser alcanzado. Es volver a escuchar las campanas de la iglesia llamando a misa y que sabías que luego con un poquito de suerte tus padres te pagarían unas patatas en El Café. Es volver a jugar a burro apoyados en la pared de nuestra hermosa iglesia. Ir al kiosko de Tras con la paga semanal. Es volver a la calle de las Aceras con mi amigo Fran a jugar con las piedras y no terminar el juego hasta que alguien se hiciera una pitera y su madre nos curara en la peluquería. Es volver a montarse en nuestras bicis y bajar hasta el río donde las dejábamos caer en la arena y jugábamos durante horas cerca del río. Es volver a sentarme en unas piedras debajo de los pinos con mi abuelo Manolo y mi abuela Regina. No parar de recorrer el camino de la Juara con mis primos donde cogíamos un buen color de piel del sol que nos pegaba. Es volver al sabor de las rosquillas de mi abuela Constancia que ella tenía en la despensa y yo en sus despistes aprovechaba para poder comer alguna a escondidas. Ahora a mis cuarenta y tantos años, aprendí que ella bien sabía lo que sucedía allí pero es que una abuela es una abuela. Es saber que este es tu sitio, es el lugar de donde vienes, estás son tus raices y donde eres feliz. Con todos esos recuerdos apareciendo en mi cabeza con cada zancada, es imposible que no sea mi carrera favorita. El tiempo de la carrera es lo de menos. Lo importante fue poder disfrutar del deporte en compañia de gente especial, de ver que hay nueva gente del pueblo que se está animando a esta locura del correr, de ver como la morada es una pequeña familia, de ver la plaza mayor llena de gente a pesar del frio que hacía, de ver los bares llenos a vinos, de sentir que nos resistimos a ser devorados por la España vaciada y que mientras en nuestra memoria sigamos recorriendo las calles de Macotera seremos un pueblo lleno de vida y muy grande. Gracias al club de Atletismo Macotera Jamón Prim por organizar con tanto cariño esta carrera, por hacernos creer que, si se quiere, se puede y por hacerme volver a mi niñez cada vez que salimos a correr por las calles y caminos de mi querida Macotera. Es verdad, que Sevilla tiene un color especial pero Macotera tiene muchos colores especiales, sobre todo uno, el morado.
Todos los días sale el sol.
José Ralín