Granada15

Granada34La experiencia de ayer no podía pasar sin una pequeña crónica. Fue casi como mi primera vez, con todos los componentes que tienen las primeras veces en cualquier cosa: inseguridades, emoción, pasión y un punto de locura. ¿Os acordáis de vuestra primera vez?

A nadie le conté que iba a intentar terminar la Media de Granada, ni siquiera a mí misma. No había entrenado ni para terminar bien una carrera de 10 km, así que me lo planteé como un entrenamiento más largo con compañeros y en una bonita ciudad. Pensando en que hace un mes sólo con andar 500 metros me cansaba, terminar los 21 y con el calor que hacía era un milagro. La presión con ese planteamiento mental era cero (me tengo que engañar así para poder hacer ciertas cosas) hasta el punto que estuvimos de cañas la noche anterior por Granada, disfrutando del ambiente. Increíble el anochecer en el Mirador de San Nicolás. Aprovecho para recordarle otra vez a Miguel lo que me gustaría que me llevase al hotel que sale en la peli de Días Contados, donde los protagonistas consuman su amor en Granada J

No dormí muy bien pero tampoco me importó porque me iba a retirar en cuanto me viera cansada. El día anterior More me había ayudado a plantear cómo hacer la carrera porque conoce bien la ciudad: en el km 12,5 me saldría del recorrido para ir andando al estadio o bien para hacer algún km más al final. El calor nos fue dando duro desde el principio y yo con este pelo negro que tengo, acumulo mucha temperatura en mi cabeza rápidamente. Seguramente fue eso lo que me hizo tirar adelante una vez que Miguel me dejó. No quise decirle nada porque sabía que me intentaría parar o se quedaría conmigo y demasiado esfuerzo había hecho acompañándome hasta ese punto a un ritmo mucho más bajo que el suyo.

Granada25Una vez que me quedé sola, sentí una gran sensación libertad, casi la misma que cuando te quedas en casa con el mando de la tele y el sofá para ti sola. Ahora podía hacer lo que quisiera y correr hasta donde pudiera. Así que me puse manos a la obra, controlándome para poder llegar hasta el final. Bebiendo en todos los avituallamientos, animándome con el público que suele querer mucho a los últimos, escuchando música a ratos, charlando con otros corredores… Me lo pasé bastante bien, la verdad. Poco a poco llegué al km 18 y fue en ese momento en el que un policía municipal se puso a mi altura con el coche y me dijo que estaba descalificada por estar fuera de tiempo. Sus palabras fueron mejores que cualquier gel energético, por supuesto que no iba a abandonar. Llevo muy mal que me manden. Seguí corriendo con el coche a mi lado, escuchando por megafonía: Dorsal 5119 abandone la carrera inmediatamente, si no lo hace tendremos que denunciarle a la federación. Le dije que no pensaba hacerlo, que tendrían que sacarme de la carrera a la fuerza y que no podían prohibirme correr por la acera. Así que seguí durante unos cuantos metros corriendo entre los peatones que me miraban atónitos. Yo les intentaba explicar lo que me permitía el aliento: ¡me quieren echar de la carrera!. Por suerte llegamos al centro de la ciudad y otro policía me obligó a entrar en el recorrido de nuevo. Recuerdo que el cabreo me hizo llorar un poco y acelerar a un más mi respiración. No sé si habéis corrido alguna vez llorando, pero no es fácil J. Si los corredores lentos no tenemos espacio en el mundo del running que nos lo digan antes, pero que nadie venga a frustrarnos después de 18 km. Ayer tiré de mi corazón para seguir adelante, ese es todo el delito que cometí. Me junté poco a poco con un grupo más grande de corredores, así que ya no era la última. Como en todo grupo, pronto apareció un líder: un corredor de unos 60 años granadino que plantó cara a la policía diciéndoles que habíamos pagado por correr 2 horas y 30 minutos y que no tenían derecho a echarnos. Fueron hostigándonos al menos otro km más con la sirena, amenazándonos con obligarnos a salir. Unos a otros nos fuimos animando: “venga, chicos, tenemos que terminar.  Hay que demostrarle a esta gente que podemos”. En los pelotones finales de las carreras hay grandes historias humanas: uno de los compañeros de bastante edad corría para conseguir que se investigara en Granada sobre los niños robados en la transición. Su hija era una de ellas. A ese hombre no sólo le habían robado un hijo, sino que querían quitarle su derecho a demostrar lo que el amor puede hacer: mover sus piernas durante más de dos horas con un cartel denuncia.

Granada15Por fin se acercaba la meta, escuchaba el móvil y sabía que era Miguel llamándome. Estaba preocupado por mí porque debería haber llegado hace tiempo pero no podía cogerlo. En la recta final antes de entrar en el polideportivo nos vimos y supe por su mirada lo que estaba pensando: ¡cómo me has hecho esto! ¿por qué no me has dicho que lo ibas a hacer?. Y de repente, ahí estaba el arco de llegada, escuché y vi a los compañeros del club. ¡Lo hice!. ¡Qué sensación de felicidad! ¡Qué orgullosa me sentí! ¡¡Qué fuerte! ¡Qué libre! ¡Qué viva!. Tengo que deciros que ha sido una de mis grandes experiencias vitales y en un momento de mi vida importante, después de sentirme tan pequeña por los problemas de salud. No sé cómo explicarlo con palabras, pero os quiero por ser mis compañeros, por alegraros por mis alegrías, por ser tan buena gente.

Besos

Madrid09

Madrid09Después de acabar de trabajar el sábado 25 y tras una breve comida a base de hidratos nos dirigimos a la estación de tren rumbo a Madrid. El viaje se me hizo corto pues con móvil en la mano iba recibiendo mensaje continuo de amigos que me decían que todo iba a ir bien, que estuviera tranquila…etc. Vicente Martín me vacilaba diciéndome que como no me recogiese el dorsal alguien me veía corriendo al día siguiente sin él. Tengo que agradecer a Ángel Santiago compañero del club, y Manolo Cuquillo y Andrés que estuviesen haciendo cola y me recogiesen mi dorsal. Pues según leía en las redes sociales a algunos les supuso más horas la recogida del mismo que la propia carrera.

Llegamos a Madrid y tras dejar la mochila en el hotel nos dispusimos a dar un paseo y esperar a los compañeros paseando por la zona.

Cuando por fin nos juntamos todos nos fuimos a cenar tapas típicas por el Barrio de las letras y no precisamente lo mas adecuado para la noche antes de una carrera. Pulpo, patatas bravas pero bravas de verdad que picaban hasta saltarse las lágrimas, tostas, regadas con unas buenas jarras de cerveza para hidratarnos. Y a las 12.30 a la cama.

A las 7 suena el despertador, desayuno en una cafetería de la zona café con leche y tostadas. Se me van los ojos por unos increíbles donuts pero me contengo. La previsión del tiempo no se había equivocado, estaba lloviendo pero con ganas…
Creo que a nadie se le olvidará lo que llovió ese día. Dicen que sólo llueve en Madrid unos 60 días al año y claramente hoy va a ser uno de ellos.

Eso sí llovió para todos los corredores, voluntarios, patinadores y ese público que animaba y daba fuerza con sus gritos a los corredores que en determinados momentos cuando flaqueaban nuestras fuerzas y ya no podíamos más no ayudaba a seguir luchando y seguir zancada tras zancada.

A pesar de la lluvia esas sensaciones de correr 42.195 metros por las calles de Madrid la experiencia aunque dura es inolvidable. ¿ qué le voy a hacer? A mi correr en Madrid me pone mucho.

Nos dirigimos a la salida, nervios, risas gracias a Andrés y sus cosas y ya estamos colocados en el cajón. Que cantidad de gente había, estábamos como sardinas en lata, la salida fue muy lenta corredores por todos los lados esquivando a mucha gente (es lo que tiene salir juntos los de media maratón y maratón) incluso alguna vez tener que subirte a la acera e intentar no meterte en los charcos/ piscinas enormes que encontrábamos a nuestro paso.

Madrid08Y la carrera va avanzando. He perdido a Ángel, Andrés y Manolo. Al llegar a la Puerta del Sol, piso mal y me hago daño en un tobillo, un nutrido grupo de atletas de Málaga me ven mi amago de caerme y quejarme por la torcedura y me aconsejan que no me pare. Eran del club » ansia viva», iban cantando, diciendo bobadas, y cosas graciosas y me acomodo a su ritmo escuchando su acento andaluz y risas. Continua lloviendo más fuerte pero el público fiel sigue animando… Como me gusta pasar por ese pasillito en Puerta del Sol con ese público entregado que no para de animar, eso no se puede explicar con palabras… Hay que vivirlo. Los pelos como escarpias se me ponen de recordarlo… Me animó el hermano de Braulio que majo él con la que estaba cayendo.
Bueno ya hemos hecho 21 km ahora solo quedan otros 21 e iremos restando para engañar nuestra cabeza. Miro el reloj y veo que voy mas lenta de lo que debía pero la lluvia apenas me deja ver. En la zona del estadio Vicente Calderón veo a Manolo Vivas del camino Peñaranda y me anima un montón. Muchas gracias Manolo no sabes lo bien que me vino. Mi pensamiento es llegar a la Casa de Campo. Allí espero encontrarme a alguien que me animara o me acompañara algunos km pues el año pasado allí me dio un pequeño bajón y creo que será un buen punto para recibir un buen estímulo y tirar » pa lante» pero… ¡ no veo a nadie!
Hay poca gente y animación no me extraña con la que esta cayendo!
Bueno no me desanimo habrá que seguir me digo. Mis piernas van calientes aunque pesadas y voy calada hasta los huesos. Noto como mis muslos rozan y me va haciendo heridas. Afortunadamente veo una patinadora con vaselina y me unto.
Último tramo hacia Retiro. Qué largo y que duro se me hace esto. Cuando llego al km 40 pienso: el maratón ya está hecho. Solo son 2 km! Pero las piernas ya se resienten del cansancio acumulado de correr 4 horas.
Entro en el retiro y como el año pasado paso por varios arcos y no veo el reloj, mis gafas empañadas y caladas no me dejan ver el objetivo de hacer 4 h se fue ya hace rato.
No me quejaré pues km atrás he visto a gente parada, retirada, estirando, con calambres… Y yo aún puedo correr.
Aún tengo fuerzas para esprintar un poco y entrar en meta pisar la alfombra con gana y acabar con una sonrisa.

Que simpática la chica que me puso la medalla. No olvidare sus palabras diciéndome: enhorabuena campeona has acabado la maratón.
Foto de rigor con la medalla y en busca de la salida. Agradecer enormemente a Miguel que tras acabar en 3 horas estar calado y hacerse una ampolla del tamaño de un movil me espero para verme entrar en meta sana y salva. Estamos calados ambos hay unos 10 grados y tenemos mucho frío. Miguel tiene la cara muy pálida y los labios morados. Caminamos unos 25 min para llegar al hotel andando muy despacio apenas podíamos hablar del frío que teníamos. Ha sido un día duro por las condiciones meteorológicas pero estoy contenta por poder acabar otra maratón. Y van 4. Suma y sigue.

 

CiudadRodrigo07

CiudadRodrigo07Amanecía lloviendo  y el viaje hasta Ciudad Rodrigo no dejaba, las noticias de Madrid que por allí llovía más, es lo que tocaba mojarse un poco, cogemos el autobús que nos lleva a Sancti Spiritus, recogemos el dorsal y a esperar un poco, dejando de llover, va llegando toda la gente y entre ellos los morados (bonito color) Isabel, David, Juan Chamorro, Serafín, Alberto y un servidor, dispuestos a defender el gran papel del año pasado por Juan y Roberto.

El tema era llevar gorra, Chubasquero por la amenaza de diluvio, yo y mis compañeros a pecho descubierto que el agua es buena y palante, narro como vi la carrera, tras unos comentarios sobre gente que no estaba apuntada y aparece con dorsal, como es esto, por parte de la organización que eran 11 y se decidieron dar unos 164 dorsales más, pero en el reglamento no figuraba.

Salimos con los portugueses y Alberto, Serafín tomando la cabeza, yo por detrás sobre unos 20, los primeros 10km. picaban para arriba, momento que con la gente que iba en mi grupo, entre ellos la guapísima y excelente atleta Genma, no sé qué me pasa pero siempre voy cerca de ella, km 11 bajando cambia de ritmo Genma y rompe todo el grupo de unos 15, yo me separo cojo la derecha como ella(foto que adjunto) y a lo mío, sin preocuparme  de que ritmo llevar, a los 500 metros doy alcance a Genma y el ritmo que llevo la dejo sin problemas, sigo sigo  y cojo a los de adelante, hasta llegar al km. 16 última subida para entrar en Ciudad Rodrigo y dejo a otros 3, ya en calles del pueblo a falta de 2 km. paso a otros 2 y yo a lo mío, ya se oían voces vamos Macotera, van 2 morados adelante y yo tan contento sin saber qué tiempo llevaba, nos acercamos a la subida de la muralla y entrada en la Plaza Mayor, veo el tiempo 1:17 me pongo muy contento y se acabó con unas sensaciones, como siempre pasa que podía ir un poco más, pero me da igual, me quedo con la ilusión de entrar con ese tiempo y esa posición.

Ducha el 1º con unos vestuarios reformados y comienza la fiesta para todos los corredores y acompañantes, de entrada grupo musical local, con el repertorio variopinto, entrega de premios, yo con los míos y de mis compañeros contentísimo + el de equipos que al final 3º a mucha honra. Pasamos al ágape de tortilla, empanada, patatas y aceitunas con bebida para ir esperando un poco por la paella y los huevos con farinato, todo riquísimo y a repetir, quiero agradecer a la organización y sobre todo a la gran cantidad de voluntarios que había, sin ellos que saliera todo bien sería imposible, luego me lleve una gran alegría, me había ganado por mi posición 10€, la primera vez que me dan dinero por hacer algo que te gusta, si lo se antes, le hago caso a Pepa y empiezo a correr un poquito más joven.

Bulevar01

Bulevar01En Burgos, desde el año pasado, se realizan dos Medias Maratones cada temporada, una en abril y otra en junio; la que más tradición tiene es esta última pero algunos problemas organizativos y la diversidad de opiniones al respecto entre algunos clubes burgaleses, generaron una nueva carrera.

El Club Atletismo Capiscol es el encargado de gestionar la “Media Maratón del Bulevar desde el 2014 y en esta segunda edición, contaron con algo menos de 300 participantes.

La carrera partía a las 10:00 de la mañana de la Plaza de la Catedral para, tras atravesar algunas calles del centro, realizar un circuito de dos vueltas por el Bulevar (una avenida que recorre el antiguo trazado del ferrocarril a su paso por la ciudad). Los últimos metros retornan al casco histórico de Burgos para entrar a la Plaza de la Catedral, una vez pasado el Arco de Santa María.

Bulevar02Los metros finales son preciosos pero el resto del circuito, por desgracia, es todo lo contrario; cuenta con pocas edificaciones y es algo frío anímicamente para el corredor. Además, el día lluvioso y desapacible de ayer no invitaba a que hubiera mucho público en las calles. En contraposición el recorrido es abierto, con rectas muy amplias y prácticamente llano, muy bueno para correr y hacer marca, salvo que se presente el famoso viento del norte burgalés.

En lo puramente deportivo, como representantes del Macotera, allí estuvimos mi hermano Miguel y yo, haciendo una carrera con un ritmo constante para bajar de la hora y veinte minutos, no teniendo que exprimirnos al 100% pues la carrera, desde el km. 12 aproximadamente estaba hecha pues nuestros compañeros de categoría ya estaban distanciados de nosotros.

Bulevar03Así que pudimos disfrutar de los últimos metros juntos para finalmente quedar Miguel primero en su categoría de veteranos B entre 45 y 55 años y yo segundo, en la categoría de Veteranos A (35-45 años), siendo sexto y séptimo de la general.

Lo peor fue el tiempo que no acompañó a la bienintencionada organización y a los sufridores corredores pero bien lo sabéis todos los que habéis corrido este fin de semana en cualquier lugar de nuestra geografía.

A seguir corriendo y, sobre todo, disfrutando. ¡Hasta la próxima!

Gonzalo Blanco

Madrid02

Madrid01Este año me decidí de nuevo por Madrid tras la buena experiencia en la anterior edición. Como siempre, ante una carrera de tanto calado, a uno le entran mil dudas sobre los distintos entrenos realizados y sobre cómo te encontrarás ese día.

Tenía una buena base de kilómetros acumulados pues esta vez no perdí ni una sola de la tiradas largas que para mi son fundamentales. Ya sabíamos de antemano el día de perros que nos esperaba y fueron ciertas las predicciones. Allí me encontraba de nuevo en la línea de salida con mi amigo Benjamín, a partir de aquí ya nada podía detenerme.

Los primeros compases de la carrera transcurren tranquilos con ese calabobos que se hacía incluso agradable, el paso por el centro de Madrid fue espectacular pues a pesar de la lluvia la gente se agolpaba para animar a todos los participantes, hago hincapié en ello ya que destacamos muchas veces el ambiente de la Behovia u otras carreras norteñas y creo que ayer la Capital se entregó a su Maratón y estuvo de chapó.

Madrid03Pasé por la media en 1.47 y aquí ya no era calabobos sino lluvia de verdad, tomo uno de los geles junto a un trozo de plátano esperando su energía para lo que falta. Por el 23 camino de la Casa de Campo escucho los acordes del tema «Satisfacción» de Rolling Stones, nada podía animarme más. Pasamos estos duros y solitarios kilómetros y nos dirigimos hacia la parte más dura del recorrido, logro pasar Ronda Valencia para adentrarme en Paseo del Prado donde los pies parecen esponjas y cada vez pesan más o el cansancio va en aumento. Del 38 al 40 paso mi quinario y me viene una frase de Rodgers:»El dolor es un maestro que está allí para enseñarnos un camino», bajo la cabeza, aprieto los dientes para llegar al final de la Calle Goya y poder divisar al fondo el Retiro. ¡Ya lo veo !, tomo el último trago de agua y me dirijo al último kilómetro, entro en meta como siempre impregnado de esa emoción indescriptible y muy alegre viendo que mejoré en cinco minutos mi anterior marca en Madrid 3. 41. 10. Me cuelgan la medalla y por un momento me quedo en blanco, ahora ya con el cuerpo congelado sólo pienso en llegar al coche para cambiarme y darme una placentera ducha.

Mis recuerdos y agradecimientos como siempre a mi familia, a esos amigos que estuvieron pendientes, a Miguel por sus ánimos y a vosotros Miguel, Angel y Emilio que me ayudasteis en mi última tirada larga por Macotera. Fue un fin de semana muy bonito acompañado de mis amigos runners Juan Barroso, Juan Carlos Comino y sus respectivas familias, Gracias por vuestra forma de ser.

Próxima parada: Granada…

Madrid02

 

10K

 

10KDomingo 9 de la mañana, quedada en casa de Juanfran y Marina para desayunar. 

Desayuno demasiado copioso que luego recordaríamos durante los 10km que nos esperaban. Se pasa el tiempo volando entre tostadas, cafés y pronósticos para Granada. 

Con la charla anterior y fieles a nuestra costumbre llegamos a la prueba a 5 minutos del pistoletazo, nos abrimos hueco entre los poco más de 1000 participantes (algo poco común actualmente) y nos situamos cerca de la línea de salida. Las pretensiones para mí son nulas, después de la Maratón de Valencia, mi cintilla me dijo que había que parar, lo intenté en la San Sil Salmantina y no duré más de 5km, 4 meses de reposo, fisio e inactividad con los que no remitirán el dolor. Finalmente encontré un nuevo fisioterapeuta que junto a pocas sesiones y mucho trabajo de estiramientos para casa consiguió que remitiesen las molestias en apenas 2 semanas. Así que como diría Fernando Alonso: «Me conformo con mantenerme en pista hasta el final».

Inicio de la prueba, salimos juntos Carlos, Juanfran y yo, zigzageando y adelantando posiciones. A poco más de 100m ya empezaba a ver cómo se alejaba Carlos y a Juanfran lo tenía cerca, no obstante, con lo estrecho del circuito aún siendo pocos los corredores era difícil mantenerse juntos en carrera. 

Llegando al primer km consigo ponerme junto a JF y lo veo callado, cabeza en alto y mirada al horizonte. A ciegas, sin reloj y corriendo por sensaciones (malas, pero sensaciones) me pongo a ritmo de JF y no abro la boca durante el tiempo que estoy junto a él. Carlos… por allí adelante iba…

Aguantamos juntos unos 2km hasta que paro a atarme el cordón de la zapatilla, cuando busco a JF lo veo alejarse y consciente de que no puedo mantener esos ritmos durante otros 7km, decido seguir cómodo a ritmos más asequibles.

Continúa la carrera, en el km5 te ofrecen un poco de agua que sirve más para refrescar piernas y cabeza que para beber. El ritmo va bajando poco a poco y comienzo a perder posiciones, es lo que tiene este deporte, que pone a cada uno en su sitio.

Kms 6,7,8, 9. Cada vez más agotamiento y bajando mentalmente a ritmos de 5:30-6m/km. Confiaba en bajar de 59’59» al llegar a meta y mejorar mis anteriores marcas de las medias maratones. A 500mts de la meta aparece un cámara, te comes el cansancio y sacas una sonrisa con más fuerza de la que realmente te queda, giras la última curva y enfilas la línea de meta contento con haber terminado más o menos dignamente, poco a poco se aproxima el arco y veo el cronómetro: 46’40«, no me lo creo, vuelvo a mirar y confirmo que no estoy confundido, aprieto los dientes, bajo la cabeza y echo el resto en los últimos 300mts. 47’12 tiempo de meta, 47’03» tiempo real. Sonrío y no me lo creo, las tiradas con JF de este último mes han tenido su recompensa. Han sido más de 4 meses de dolor y sensaciones negativas, que muchos habréis conocido y por tanto entenderéis perfectamente la satisfacción de lograr superar las adversidades.

Las marcas de los demás 44′ de JF (72 de su cat) y un súper 41 de Carlos (14). Muchas gracias a los 2 y a todos los demás nos vemos en Granada!!

 

Paris05

Paris07Como decíamos ayer …. (esto hace más de un año) tras finalizar la maratón de Sevilla en febrero del 2014, empezamos a planificar la del año siguiente. Habíamos hecho Barcelona, Madrid, Sevilla y ahora tocaba licenciarnos internacionalmente. No fue difícil tomar una decisión: PARIS

Paris03Hicimos la inscripción en abril del 2014, un año antes!!!! Esto es una locura!!!! Lo haces con la incertidumbre sin saber cual podría ser mi situación para aquellas fechas. Pero, como siempre, uno no está solo y se siente apoyado, en primer lugar por los de casa que callan, no dicen nada, pero consienten, y en segundo lugar por mis compañeros maños que siempre están dispuesto a participar en estas locuras y compartirlas en compañía.    

Madre mía cuánto queda para el año siguiente, pero el tiempo se pasa más que volando, media maratón de Zaragoza, mi primera San Rocada, 10K de los Bomberos, 10K contra la Violencia de Género, la Behobia San Sebastián, media maratón de Salamanca …… Que ya estamos en abril !!!! Y mientras se entrenaba no debíamos olvidar la logística (cuándo y cómo ir, dónde dormir, qué hacer esos días).  

En Sevilla nos salió todo perfecto, ¿tendríamos la suerte de repetirlo en París? Aunque nos constó encontrar la inspiración y parecía que no arrancaba el proyecto, como no podía ser de otra manera, finalmente las musas vinieron en nuestra ayuda una vez decidimos cuándo y cómo ir y volver. El resto … muchas gracias Belén y a la familia Paris04Barbero que nos dieron acogida amablemente en su casa como si fuéramos, literalmente, sus hijos. Nos fueron a buscar al aeropuerto el viernes día 10 de abril. Nos cedieron una habitación para cada uno, como hacen esos estupendo padres, nos prepararon la comida (él era cocinero de profesión, con eso digo todo), no nos dejaron hacer nada, nos presentaron a toda la familia como unos auténticos héroes por correr una maratón, hasta estuvieron en el Km 24 y Km 38 animándonos como auténticos forofos. Nos ofrecieron una suculenta comida para recuperar fuerzas y nos volvieron acompañar al aeropuerto de vuelta a casa, como lo definiríais vosotros? No hay más que decir muy sinceramente: ¡¡¡¡GRACIAS!!!!   

Como he dejado entrever cogimos el viernes diez de abril a las siete y media de la tarde vuelo hacía París. A las nueve y media ya habíamos tomado tierra, nos estaban esperando para acompañarnos a nuestro lugar de descanso. El sábado por la mañana nos acercamos a la feria del corredor para recoger los dorsales (nos tocó esperar casi una hora para poder entrar). Pero una vez dentro todo fue muy rápido y sencillo ¡que gran organización!. Visitamos la feria y nos fuimos a comer.

Tras llenar nuestras panzas y reponer fuerzas nos tocó hacer un poco de turismo (sería acertada esa decisión??), Torre Eiffel, Notre Dame, Louvre, Barrio Latino …y unas cervezas para estar bien hidratados. De vuelta a casa ya de tarde noche una buena cena (siempre conteniendo las ganas y ansías de comer más, que lástima!!) en compañía de nuestros magníficos anfitriones. A las once de la noche ya estábamos cado uno en su habitación descansando y preparando la táctica para el día siguiente.

Paris02Pipipi  pipipi  pipipi ya eran las seis de la maña. Tocaba levantarse, desperezar y poner en funcionamiento el cuerpo. Cuando salí de la habitación ya teníamos a Pascal y Antonia preparándonos el desayuno, impresionante, como unos auténticos padres (con gente así, cómo no vas a volver). A las siete y media de la mañana ya estábamos de camino hacia la salida, pensábamos que íbamos bien de tiempo pero … habían más de 50.000 participantes … Arco de Triunfo, un sinfín de corredores … Fuimos a dejar la bolsa para después de la carrera, seguridad y cacheo de las mismas, todo correcto pero ya eran las ocho y media. Quedaba la “meadica” del miedo, había que hacer cola, pasaba el tiempo, las nueves menos veinticinco y teníamos la salida a las nueve menos diez y el cajón lo teníamos a unos tres kilómetros … buen calentamiento hicimos, sí señor. Ahora se entiende una de las diferencias entre participar en una maratón con diez mil o veintemil con una de cincuenta mil!!

Qué nervios, pero a la vez qué emoción. No era lo mejor manera para iniciar una carrera pero, podría ser peor. Justo nos dio para desearnos lo mejor … que ya estábamos corriendo. Primero diez kilómetros y todo perfecto, buenas sensaciones y buen ritmo (trascurría la carrera por los Campos Elísios, Mueso del Louvre, Plaza de la Concordia). Kilómetro 21, media maratón, 01:40:48 perfecto, llevaba una media de 04:45 el kilómetro y un poquito mejor que en la de Sevilla. Todo indicaba que podría estar ahí o incluso mejorar algún minuto. Grave error, a partir del km. 22 noté un dolorcillo en los cuádriceps, no es posible, si había hecho varias tiradas de 25, 30 y 32 km de entrenamiento para habituar al cuerpo a las grandes distancias!! No quise hacer caso a las pequeñas molestias, bajé unos segundos el ritmo para no forzar y pasar por el kilómetro 30 a 02:27:00 Paris05(después de pasar frente a Notre Dame, Torre Eiffel, túneles del río Sena..). La medía seguía siendo buena pero las piernas empezaban a doler más de la cuenta, sabía que tocaban los kilómetros del sufrimiento, pero los pinchazos eran cada vez mayores. Tras una pequeña asistencia médica (un pequeño masaje en los cuádriceps) pasamos por el Km. 31 el del isostar. Sí sí, no vino mal la ingesta, pero las zapatillas se mojaron de los restos caído en el suelo, lo que me faltaba, casi un kilómetro haciendo esfuerzo extra porque se pegaban en el suelo por culpa de la bebida jejeje.

Lo dolores seguían, tenía que bajar más el ritmo. Km.38 Rolan Garros, tuve que parar para hacer estiramientos durante un par de minutos. Km. 40 nuevamente y a falta de 500 metros parecía que los cuadriceps se me subían hasta los h…hombros, últimos estiramientos y entrada en la meta con gran sufrimiento a 03:36:43. Los primeros pensamientos fueron de rabia y de dolor … pero cuando tuve la medalla en el cuello se me saltaron las lágrimas de emoción. Lo había conseguido nuevamente, había terminado, daba lo mismo el sufrimiento y dolor pasado. Ahí estaban esperándome mis compañeros de fatiga dándonos un gran abrazo disfrutando del momento más amable y agradable de la maratón.

Tras reponer fuerzas en un avituallamiento de 500 metros de longitud nos fuimos a reconfortarnos con unas buenas cervezas ya que lo cortés no quita lo valiente.

De vuelta a casa entre comentarios y silencios prolongados (como ahora en el rincón de mi  estudio escribiendo esta crónica) no dejaba de repasar la mañana vivida, sufrida y disfrutada.

Sé que es de locos, sé que siempre me tocará sufrir, sé que no llegaré hacer mejores tiempos, pero también sé que quiero hacer una más y siempre en compañía de gente maravillosa.

Hasta la próxima amigos de la zapatilla, y como dijo en su día Humphrey Bogart en la película Casablanca, siempre nos quedará Paris06

 

 

tomir

Tanto entrenar por montaña, pues algún día tenía que ser el primero en el que participáramos en una carrera de este tipo, así que elegimos una de las buenas, Cursa Tomir, 2.5 km neutralizados y 42 km de dura montaña. El nivel de la carrera ya se veía venir cuando en menos de media hora se acabaron las plazas para inscribirte.

tomirTocó madrugar el domingo y más aún con el cambio de hora para meter un buen desayuno y tirar hasta Pollença. Llevaba una semana jodido del estómago y creí que había mejorado pero antes de salir de casa fui al baño dos veces así que pillé un paquete de klenex porque la cosa pintaba mal.

Y también todo empezó mal, cuando llegamos a la salida la carrera ya había comenzado y entre gritos y burlas de la gente conseguimos llegar al pelotón neutralizado eso sí, sin estirar, ni calentar y dando un apretón.

La verdad es que estaba muy motivado y con muchas ganas y en la salida real me coloque en la parte delantera; los 11 primeros kms eran muy duros y ahí pensé que podría sacar la diferencia al resto (que luego perdería en la bajada), pero nada más lejos de la realidad. Hay que decir que era durísimo, con muchos tramos de trepar, pero no sentía fuerza en las piernas y tenía unos retortijones en la tripa brutales. El dolor fue en aumento y no digamos nada de la vergüenza  cuando en una subida sin una puñetera roca grande y sin un arbusto de más de 20 cm me dio tal apretón que me lo hacía encima o sacaba mis partes berrendas al aire delante de todo el mundo. Y así fue, agaché la cabeza para no ver la reacción de la gente y solté lastre con alivio. Tras el segundo y tercer avituallamiento pasó lo mismo, era comer algo y a ponerse en cuclillas. 

Lógicamente mis compañeros se habían ido hacia delante y sólo desde el km 10 pensé que así no podía seguir, que tendría una mancha (nunca mejor dicho) en mi expediente, pero que abandonaría en el km 22, donde estaba mi familia para animarme.

 Llegué al 22 tan fundido y quemado que en vez de saludar a los que me esperaban me limité a pedir más klenex, pero mi mujer me debió de meter algo más en la mochila, algo que no pesaba y que me hizo echarle coraje e intentar acabar.

Cuarto avituallamiento, algo de comer y más de lo mismo; en una zona frondosa donde iba más solo que la una, me aparto del camino y cual es mi sorpresa que me encuentro a otro en el retrete natural. Me dijo que se encontraba mal y que era su segunda vez; yo voy a por la cuarta, amigo, y voy sobrao de klenex, le contesté. 

tomir2Así que la mierda nos unió a este tío y a mi y ya fuimos juntos casi hasta el final (y sin comer nada más), donde a falta de 5 km y ya por asfalto lo dí todo. Tampoco puedo contar a que ritmo iba porque al Garmin también le entró la diarrea y dejó de funcionar ¡¡¡¡vaya día!!!!!.

Por supuesto que hice mal tiempo, 6 horas 55 min., pero en las condiciones que estaba demasiado tuve con superar los 2000 metros de desnivel y no formar parte de los 31 abandonos de un total de 258 participantes.

SALUD (es necesaria).

 

P.D.: Insisto, «la única diferencia entre un loco y yo es que yo no lo estoy».
 

 

Villa de Madrid 11

Villa de Madrid 11Nunca pensé que acabar una media maratón iba a suponer tal alegría, cantidad de emociones juntas,  que tan sólo entendemos la gente que practicamos éste maravilloso deporte.
Este tipo de pruebas te lo aplicas a la vida real, y te das cuenta que te hace ser más fuerte , que hay que quitarse esos miedos infundados que a veces no nos dejan avanzar , pero que con trabajo, fortaleza, lucha y constancia se consigue casi todo en la vida.
 
Ante mi descontento personal con mi primera  Media Maratón en Salamanca, quise competir en una segunda para probarme y tomarlo como entreno para mi primera salida del club, que será  el Campeonato de España de Media Maratón en Granada el próximo mes de mayo.
Salamanca me había dejado marcada porque no pude disfrutarla, me encontré muy débil por la gripe con fiebre que había atravesado.
Villa de Madrid era perfecta para competir en mi segunda media maratón.
A dos días previos antes de la prueba, nadando me doy un golpe fuerte con las corcheras, no le di importancia, pero según pasaban las horas el pie se iba hinchando y cambiando de color. Pasó  la noche del viernes. Bajó la inflamación, por lo que decidí probarme a correr la mañana del sábado, no había dolor, así que decidí arriesgarme y lanzarme a la aventura.
 
Esa noche a penas dormí, la intranquilidad y los nervios que te invaden la noche antes junto con el cambio de hora,  hicieron que pasara casi toda la noche en vela. Me levantaba en torno a las 06:00 de la mañana, procuré desayunar fuerte e hidratarme en condiciones.
Amanecía un día precioso, perfecto para correr. En torno a las 08:00 h. salía de casa, había quedado a las 08.20h. con unos amigos en la calle Alcalá con Serrano. Con las prisas olvidé mi reloj, que desastre, ahora correr por sensaciones.
Llegamos y un ambiente estupendo de corredores en toda la calle Alcalá, calentamos un tiempo y nos aproximamos al globo de las 2 horas. Esta vez iba a correr sola, mis amigos iban a su ritmo, el miedo se apoderaba de mí, aunque estaba tranquila porque en el  km.10 me esperaban otros amigos para ayudarme a terminar.
 
Pistoletazo de salida, mi señal de la santa cruz y a por todas!!!!!
 
Comencé despacio, quería ir cómoda sin forzar por mi pie, seguíamos avanzando y oigo un grito: “¡¡¡¡¡Mariví !!!!!!!!“Villa de Madrid 12
Me giré  y allí estaba nuestro amigo Juanfra, que alegría ver una cara conocida, juntos seguimos unos km y posteriormente nos deseamos suerte y tiró hacia adelante.
Llegamos al km 5, iba  disfrutando del paisaje y observando a corredores que competían a mi lado,  un señor de unos 80 años, me llamó la atención,  iba  cómoda, así  que me permitió charlar un ratito con él.
Me llenó de energía, que gran persona parecía y que fortaleza .Como admiro este tipo de atletas, que siguen luchando por sus objetivos.
 
Seguíamos hacia adelante y nos acercábamos donde me recogían mis amigos, a lo lejos no podía verles, pero continúe y allí no estaban. Quizá me esperen más adelante me dije, pero nos acercábamos al km 15 y por allí no aparecían, empecé a venirme un poco abajo, que ha podido pasarles, no me han visto con lo bien que se identifican nuestros colores…
Durante el recorrido me encontré con personas esporádicas que  te identificaban por la camiseta y te deseaban suerte…que especial se siente uno, paseando ese color nazareno y oro por las calles de Madrid recibiendo a cambio esas muestras de apoyo y cariño.
 
A tan sólo 5 km para llegar a la meta, empecé a pensar que no lo conseguiría. Comenzarla  y acabarla sola, me decía, seré capaz?
En esos momentos que se apodera el miedo, la desconfianza, el cansancio y no encuentras salida, pienso en esa persona tan especial para mí, esa persona de grandes valores humanos, que desde bien pequeñita me dijo que no nos dan nada regalado, que todas las veces que le lloraba en el hombro, me daba una montaña de energía, esa persona que me enseñó que hay luchar en la vida , esa persona que desde que vi la luz sólo le vi trabajar , esforzarse y luchar por lo nuestro , esa persona que hasta el último momento  le vi peleando , esa persona que llevo siempre en mi corazón , esa persona que hoy quiero darle una mención especial y quiero dedicar ésta pequeña crónica , gracias «papá» .
 
Villa de Madrid 10Con esa montaña de energía, me colocaba en mi último km hacia el retiro, con tanta fuerza que me sentí pletórica para esprintar y entrar gloriosa en la meta.
Con 2h. 04 m. finalizaba esta prueba, con una gran sonrisa y con la mirada de satisfacción mirando al cielo.
Había conseguido bajar mi marca en 8 minutos y lo mejor acabar con buenísimas sensaciones. 
 
Allí estaban mis amigos, enfadados que donde me había metido, que nunca me vieron, que si me había rajado o si había venido en metro, que no estaba ni sudada y que si venía de la peluquería, sólo me faltó morderles,  jejeje!!!!
 
Allí me encontré con parte de gente del club que participó en la prueba, con los que compartimos unas fotos y como no ,  unas buenas cervecitas.
No puedo olvidarme de nuestro amigo Braulio, que aunque no pudimos vernos, se que estaba en lo más alto inmortalizando imágenes para el recuerdo.
 
Hoy como una niña de cinco años con zapatos nuevos, sigo paseando mi medalla…..que no me quiten esta ilusión!!!
 
 
Nos vemos en GRANADA!!!!!

Tres valles

Trail al Tran Tran por Gabi Ruano

Tres vallesEl trail del domingo, en el parque natural de las Batuecas, fue para recordar. Hoy que ya lo vemos en pasado cercano, recordando cada paso, cada momento en un paraje, casi idílico en perfecta armonía con el entorno (solamente faltó el correr como se debería de correr en sitios como este) pero no, nos meterían en la cárcel, si amigos imaginaros al corzo, zorro, ardilla etc. que nos vieran con indumentaria con colores chillones y vestidos, que ridículos ¿no?  De igual manera que si nosotros los viéramos vestidos y con colorines. En fin que me pierdo. Lo pasamos muy bien, el ambiente, los compañeros etc.

En la prueba, donde corrió el campeón del mundo en una distancia de 35 km. estuvieron Miguel Nieto (El erudito) y Angel el hombre de la tensa calma. La verdad que estos dos compañeros estas carreras las dominan a la perfección. El tío Miguel lo controla todo y lo disfruta de igual manera y el tío Angel con su ritmo regular da la impresión que podría estar corriendo días y semanas sin cansarse, son verdaderamente unos campeones son 5 horas por unos  sitios a la vez que preciosos, durísimos. En la de los 18 kilómetros Pedro, María Angeles, Toñi y un servidor. Tengo que decir que Pedro y las chicas están en su mejor momento seguramente,  me sacaron 25 minutos Pedro y 13 las chicas. Una duchita y comida a la llegada recompensaron, el esfuerzo.

Bien es cierto que yo disfrute un montón, aquello era otra historia que seguramente no tiene mucho que ver con el atletismo, es naturaleza a raudales el único que desentona allí es el ser humano en muchos aspectos y seguramente hasta incluso para el motivo casi del 99% de la gente. Pensarlo bien, porque corremos por aquí para llegar antes y dejar de ver semejantes paraje, en fin algún día la hare yo solo y prometo hacerla incluso cuando pueda correr a tumba abierta,  a trote cochinero, la zona no merece el correr como corrimos los 7 kilómetros últimos, según mi opinión. En fin “é o que hai” que dicen los galegos.

Doy las gracias a mis compañeros por la compañía grata y los felicito por su tiempo de carrera. Las chicas, prometieron crónica, la esperamos impacientes.

 

C.D.C. VAMOS

.